Derecho y Salud no van siempre de la mano

El blog de Carmen Rodrigo de Larrucea

Secreto médico compartido

Deja un comentario

OAV9EP0Es un hecho constatado que cada vez se dan más procedimientos en la vía penal por revelación de secreto médico y otra cuestión también constatada es la falta de consciencia por parte del profesional sanitario de estar incurriendo en un ilícito penal o lo que es lo mismo incurriendo en un delito

En este artículo de Diario Médico la Magistrada María Dolores Hernández Rueda de la Audiencia Provincial de Valencia manifestaba que  “Los litigios por revelación de secreto médico están creciendo en la jurisdicción penal valenciana, durante una conferencia sobre el  Estado actual de la responsabilidad penal del profesional sanitario.

Recientemente en la Sentencia de 10.1.2018 de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo recogía dos delitos continuados de descubrimiento de secretos cometidos por funcionario público, que no era otra que una enfermera del servicio extremeño de salud que accedía la historia clínica de su ex – yerno,  progenitor de sus dos nietos menores. La mencionada sentencia se relata como la enfermera mantenía una gran preocupación por la situación de salud del ex yerno – un anestesista del sistema de salud que había padecido de diversas adicciones y ello la llevó a acceder hasta 107 veces a la historia clínica a fin de conocer de primera mano la evolución de las adicciones del ex yerno, dada la repercusión que ello podía tener en sus nietos.

En la sentencia del Tribunal Supremo se detectan una serie de ítems que se reiteran en este tipo de conducta por parte del profesional sanitario que es además funcionario público del sistema de salud :

. la situación de parentesto o de “ex – parentesco” entre el titular de la historia clínica y quien accede sin autorización para ello

. acceso reiterado sin causa justificada

. la falta de consciencia de cometer un delito

Y es que tal y como hemos manifestado en otros post el mero acceso – sin necesidad de otra producción de daño – está de por si penado por el Código Penal. La pena impuesta por el Tribunal Supremo – nada desdeñable – es de prisión, multa e inhabilitación profesional por 4 años además de la responsabilidad civil.

 

Normativa sobre la HC

 

No vamos a entrar en ello porque excede de este post y lo hemos tratado en otros anteriores, pero si les citaré únicamente una interesante definición

 

La HC estará a disposición de los enfermos y de los facultativos que directamente estén implicados en el diagnóstico y el tratamiento del enfermo, así como a efectos de la Inspección Médica o para fines científicos, debiendo quedar plenamente garantizados el derecho del enfermo a su intimidad personal y familiar y el deber de guardar secreto por quien, en virtud de sus competencias, tenga acceso a la historia clínica.

 

La anterior definición además de aunar los derechos del paciente y el deber del secreto del sanitario, implica también que el deber de secreto es compartido y atañe a todos quien tengan acceso a esta.

Pero ningún sistema de seguridad informático ( claves, encriptamiento, niveles de acceso, etc) puede proteger completamente los datos de los pacientes a las personas que, teniendo acceso a ellos los utilice para una finalidad distinta a la esperada o autorizada. El mayor peligro de acceso ilegítimo a los datos almacenados en la historia clínicas electrónicas y de divulgación no autorizada de los mismos lo plantea la falta de integridad de algunos profesionales del propio sistema sanitario.

En este trabajo de José Quinzaños sobre “La enfermería ante el secreto profesional” nos advierte sobre la responsabilidad implícita al hecho de disponer un nombre de usuario y una contraseña de acceso a documentación reservada, pues el hecho de que alguien pueda utilizar ilícitamente en su nombre dichos accesos, puede hacer recaer sobre el titular del nombre y datos del acceso las consecuencias y sanciones que lleva aparejada dicha malapraxis profesional.

También enumera una serie de malas prácticas y da una serie de recomendaciones como no ceder dichas claves de acceso o dejarlas anotadas en lugar visible, dejar programas de ordenadores abiertos, revisar datos de historia clínicas de nuestros pacientes  en presencia de personas ajenas a su proceso asistencial y mucho menos consultar historias clínicas por curiosidad, una tendencia muy habitual y que según un estudio de Marga Iraburu y cols tasa en un 54,9% del personal sanitario reconoció haber consultado historias clínicas por curiosidad.

 

En este y otros trabajos de fin de grado de enfermería – tiene un común denominador la falta de formación y conocimiento del profesional sanitario sobre el contenido del concepto de intimidad, privacidad del paciente y de ahí la falta de consciencia de cometer un delito.

El deber de secreto médico es compartido y atañe a todos los profesionales sanitarios, la custodia de los datos sanitarios no debe romperse y menos por desconocimiento o falta de integridad del profesional, puesto que como saben la ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento¡¡¡      

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s