Derecho y Salud no van siempre de la mano

El blog de Carmen Rodrigo de Larrucea

Comunicación en salud pública

Deja un comentario

communicationLa comunicación en salud puede clasificarse dependiendo el interlocutor a quien se dirige

1.- sistema de salud  –  población   (salud pública)

2.- el profesional sanitario y  el propio sistema sanitario

3.-  el profesional sanitario  – paciente

Cada uno de estos tres niveles, tiene características y condicionantes muy diferentes. Que la comunicación en salud ha ido adquiriendo un peso específico, está claro. Desde el año 2010 en el que la WHO enunció que uno de sus objetivos principales en salud pública era la comunicación, hasta nuestros días, este tema ha ido cobrando mayor protagonismo. Nos hallamos en el primer caso, la comunicación dirigida a la población sobre determinados hábitos de salud, que son objeto de políticas sanitarias. Les hago llegar unas reflexiones publicadas por la WHO basadas en el estudio realizado por Rajiv N Rimal a & Maria K Lapinski, el primero experto en salud pública de la Johns Hopkins University y la segunda experta en comunicación de  Michigan State University.

En este sentido y según enunció el Departamento de Salud Pública de los EEUU. la comunicación en salud es relevante para prácticamente todos los aspectos de la salud y el bienestar, incluyendo la prevención de enfermedades, promoción de la salud y la calidad de vida.

La paulatina relevancia de la comunicación en salud, tiene también su origen en los acontecimientos importantes que tienen lugar, a nivel interno, uno de los cuales es el enfoque en el estudio de las influencias ambientales, sociales y psicológicas sobre el comportamiento y la salud. Ante los desafíos globales derivados de las grandes amenazas (ZIKA, ébola, y otras catástrofes) estudiosos de la comunicación y los profesionales de la salud reconocen la importancia de la prevención y, con ello, la necesidad de comprender el comportamiento humano a través del prisma de la teoría. Esto ha dado lugar a teorizar sobre el papel de la percepción de riesgo, las normas sociales y las emociones, las incertezas ante los comportamientos de salud.

La comunicación es el núcleo de lo que somos como seres humanos

Es nuestra manera de intercambiar información, pero también lleva aparejada nuestra capacidad simbólica. Estas dos funciones reflejan lo que James Carey caracteriza como la transmisión y puntos de vista ritual de comunicación, respectivamente. Carey reconoce que la comunicación desempeña un papel instrumental (ayuda a tener conocimiento) sino que también cumple una función ritual, (refleja los seres humanos como miembros de una comunidad social). Por lo tanto, la comunicación puede ser definida como el intercambio simbólico de sentido común y todos los actos comunicativos tener tanto una transmisión de información y  un componente ritual.

Tres consideraciones de intervención importantes surgen de este doble punto de vista de la comunicación.

La primera es la constatación de que las intervenciones de comunicación no se hacen en un vacío social. Al contrario, la información es recibida y procesada a través de prismas individuales y sociales que no sólo determinan lo que las personas encuentran (a través de procesos de exposición selectiva), sino también el sentido de que se derivan de la comunicación (conocida como la percepción selectiva), dependiendo de factores, tanto en el persona (experiencia previa, las creencias de eficacia, conocimiento, etc.) y los (las relaciones interpersonales, los patrones culturales, las normas sociales) macrosociales niveles.

En segundo lugar, es razonable esperar que las discrepancias entre los mensajes difundidos y recibidos, no sólo surjan debido a la diferencia de la exposición a la intervención, sino también debido a las diferencias en la interpretación en la descodificación de la información. Un estudio cuidadoso de la correspondencia entre los mensajes que se envían y se reciben es de gran importancia para evitar iatrogenia o los efectos indeseados.

En tercer lugar, la comunicación es un proceso dinámico en el que las fuentes y receptores de información intercambian continuamente sus papeles. Uno de los principios centrales de las intervenciones de comunicación para la salud – es la necesidad de llevar a cabo una extensa evaluación formativa, evaluación de necesidades de la audiencia y el mensaje pruebas preliminares –  como vástago directo de este entendimiento.

La comunicación en salud pública tiene aún trabajo por hacer y aunque va avanzando  y  ganando reconocimiento, es en parte debido a su énfasis en la combinación de la teoría y la práctica en la comprensión de los procesos de comunicación y el cambio de la conducta humana.  Este enfoque es pertinente en un momento en que muchas de las amenazas para la salud pública mundial (a través de las enfermedades y calamidades ambientales) tienen su origen en el comportamiento humano.

Para acabar una apreciación interesante, en un momento en que todos los expertos hablan de comucación, de datos de salud,apps….  al profesional sanitario no se le forma y entrena  para comunicar, si para diagnosticar, tratar, hacer prescripciones, etc… si queremos funcionar como un sistema de salud compacto y obtener buenos resultados de acciones  a fin de lograr nuestros objetivos   ¿Creen Uds. que sería necesario que se introdujera  en la enseñanza reglada del profesional de la salud  formación en comunicación aunque suene paradójico?            

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s