Derecho y Salud no van siempre de la mano

El blog de Carmen Rodrigo de Larrucea

Salud digital y Seguridad del Paciente

1 comentario

app_03A pesar de que la sanidad digital representa grandes innovaciones, si estas generan un riesgo para el paciente es necesario adoptar una serie de medidas de prevención a fin de evitar el daño y garantizar la seguridad del paciente.

Comparto con Uds. un artículo de Stephen Agboola de la Harvard Medical School publicado en JAMA sobre Salud Digital y Seguridad del paciente que contiene interesantes conclusiones sobre la eHealth en USA, que debemos considerar y hacer nuestras. 

La necesidad de optimizar el rendimiento del sistema de salud, es universal, no sólo ocurre en USA o en el viejo continente. Esta necesidad coincide con una explosión de innovaciones tecnológicas en salud digital, ello ha sido ya tratado en post anteriores.

Compartir el conocimiento sobre datos de salud y hacerlo además de una forma ilustrativa, intuitiva, comprensible y a través de una herramienta tecnológica versátil, de fácil manejo y usabilidad, supone crear un nuevo estilo de comunicación abierto, directo e inmediato que permite entender, aprender y compartir datos o experiencias sobre su salud con terceros.

Los avances tecnológicos aportan mayor obtención de datos, facilidad para el monitoreo, se puede establecer un control directo con el centro de salud en el casos de pacientes con enfermedades crónicas, la posibilidad de elaborar una historia Clínica on line, cuestiones que suponen todas ellas grandes ventajas, la Mheatlh ha venido para quedarse

Así nos encontramos según JAMA que en países cuyo sistema sanitario  es mayormente privado un modo de optimizar el rendimiento y ganar en eficiencia es implementar sistemas de control de salud on line. Por ejemplo, Plan de Salud Geisinger  puso en marcha un programa de seguimiento a distancia, que consiste en mediciones de peso a través de con Bluetooth escala de peso, en pacientes con insuficiencia cardíaca. El programa de televigilancia se asoció con reducciones significativas en las causas de ingreso hospitalario, reingreso y minimizó los costos de salud.

Al mismo tiempo, el paciente empoderado  o el paciente activo 2.0 sigue ganado adeptos, y cada vez más utilizan la tecnología para gestionar su salud e implementar normas de autocuidado. Se estima que un 20% de los adultos estadounidenses  utilizan por lo menos una app para realizar un seguimiento de su  salud.

Las aplicaciones para la salud de uso también se ha incrementado sustancialmente, con más de 100 000 aplicaciones móviles de salud en Apple store.Ello es debido a que se publicitan estas aplicaciones de salud digital como beneficiosas para el autocuidado y para que los capacitar a los pacientes para ello.

La salud digital no puede ser concebida como una modalidad de atención única, sino como una herramienta para superar las diferencias y dificultades en los sistemas de atención existentes. La sanidad digital ofrece la ventaja de aumentar el acceso a las poblaciones marginadas, especialmente en las zonas rurales o aisladas. La evidencia de ello  y la mejora de la prestación de atención están más que probada.

Sin embargo, la consideración de cómo la salud digital puede afectar a la seguridad del paciente merece una atención más pausada y detenida. A pesar de que la sanidad digital representa un gran grupo de avances, si estas comportan un aumento en el riesgo de producir un daño, requieren un esfuerzo para asegurar su mejor entendimiento por el paciente y por los gestores de salud.

A pesar de que hay ejemplos claros de que la salud digital conlleva asociada una mejora los resultados de seguridad del paciente,  esto no es una afirmación absoluta y el riesgo cero no existe .

En USA un ejemplo al que se acude frecuentemente sobre las ventajas de la seguridad de salud digital se da en la medicina de UCI, en los que hay un programa de Telemonitorización UCI  que se ha asociado a un menor índice de mortalidad, ha disminuido la duración del ingreso en  la unidad de cuidados intensivos (UCI) así como la estancia hospitalaria y ha incrementado  la seguridad; pues también ha visto reducida su reclamaciones por responsabilidad sanitaria.

Otra área en la que hay avances significativos  en sanidad digital en relación a la seguridad del paciente ha sido en los errores de medicación. Existe un programa de telemedicina pediátrica, que conecta médicos de cuidados intensivos de zonas rurales con un gran centro médico y que demostraron que se producen menos errores de medicación en comparación con los pacientes que era atendidos por vía consultas telefónicas, en igual sentido resultó  el monitoreo remoto para la vigilancia de eventos adversos por fármacos.

A pesar de las ventajas referidas en el ámbito de la salud 2.0 hay cuestiones referentes a la seguridad del paciente que requieren atención.

Una de ellas es la calidad del software de las aplicaciones que se producen. Muchos desarrolladores de aplicaciones carecen de formación médica y con frecuencia no implican a  expertos médicos en el proceso de diseño de la aplicación.

Además, muchas de estas aplicaciones no son  objeto de una rigurosa evaluación antes de la implementación para el uso general, y algunos estudios sugieren que algunas apps a pesar de no ser seguras  están en el mercado.

Por ejemplo, en  un estudio sistemático de los 46 apps de smartphones para el cálculo de la dosis de insulina basado en la ingesta de carbohidratos, el 67% de estas apps resultaron que las dosis que recomendaba la app eran inadecuadas y erróneas.

En otro ejemplo, una apps de más éxito para el diagnóstico de cáncer de piel sólo fue capaz detectar  10 de los 93 melanomas que se habían detectado mediante biopsia, ello ha supuesto que se solicite por parte de la Asociación de Dermatólogos de USA que la FDA tome cartas en el asunto.

La atención médica virtual, tiene como inconveniente  que determinados síntomas o signos clínicos sutiles  pueden no ser  no detectados y que si lo serían en una visita presencial.

Además, la documentación que se genera en la prestación de servicios médicos asistenciales on line constituye en sí misma un desafío y en la literatura científica hay estudios sobre los errores médicos generados por ello, teniendo su causa en documentación escasa, inadecuada o errónea.

Otro frente para la seguridad del paciente es la seguridad de datos e incumplimiento de privacidad que puede ocurrir ya sea como resultado de la naturaleza humana, errores humanos o  bien dimanantes de intenciones fraudulentas. El  juramento hipocrático de un médico en lo que atañe a la confidencialidad debe ser escrupuloso aunque sea en un entorno virtual.

Sin embargo, hay pruebas de que las personas – en general- mantienen un comportamiento con un nivel de honestidad diferente en las interacciones on line, que en una visita presencial y que se dan conductas  de  falsificación de datos online.

Por ello – los  autores proponen diversas actuaciones que resultan útiles y que van dirigidas a los  políticos y gestores sanitarios, así como a los directores médicos de plataformas digitales

1. Desarrollo de una marco legal regulador de las apps de salud y aplicaciones digitales, y con especial referencia en cuestiones relativas la seguridad del paciente e innovación digital.

En USA han hecho importantes esfuerzos en este sentido, pero dado el explosivo el crecimiento de las innovaciones de salud digital, resulta aún insuficiente.

2. Las organizaciones médicas profesionales deben exigir tomar parte en el diseño y creación de apps; para determinar qué circunstancias son relevantes para hacer una asistencia on line y cuando es necesario y determinante una asistencia presencial; todo ello a fin de garantizar la seguridad del paciente

3. La esalud es una realidad del siglo XXI, pero el juramento hipocrático (III aC) y el secreto médico sigue vigente más que nunca en la era digital

Debe garantizarse la confidencialidad de los datos y el derecho a la intimidad del paciente, en un deber del médico y un privilegio del paciente. pues los datos obtenidos virtualmente siguen siendo propiedad del paciente, no pudiendo compartir estos de no obtener consentimiento expreso de este.

4. Deben aumentarse los esfuerzos en la investigación para evaluar la seguridad y la eficacia de las apps de salud.

Por ello aprendamos y tomemos nota, las consideraciones del autor  son de aplicación universal y la seguridad del paciente y la medicina de precisión uno de los objetivos prioritarios que deben promover los operadores de salud.

Anuncios

Un pensamiento en “Salud digital y Seguridad del Paciente

  1. Pingback: App de salud y datos sensibles | Derecho y Salud no van siempre de la mano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s