Derecho y Salud no van siempre de la mano

El blog de Carmen Rodrigo de Larrucea

Error Médico

13 comentarios

El error médico es inevitable, es una máxima de experiencia además de una estadística. Pero la actitud ante ello, es de las cuestiones más ambivalente en el ejercicio de la profesión. ¿Debe comunicarse o negarse el error? Cómo gestionar la situación, es una de las cuestiones para las que hoy en día el profesional de la medicina carece de formación. Sin embargo los estudios recientes fomentan la transparencia tras un fallo o error asistencial

 preview chekingDilemas bioéticos ante el error

Al profesional sanitario, desde una óptica tradicional acuñada en el tiempo, le parece inadmisible el error en la práctica clínica diaria, sin embargo todos conocemos la máxima de Séneca  “Errare humanum est”

El profesional protagonista de un error médico –  vive la situación de un modo angustioso y ambivalente, al no quererlo admitir, o comentar; implicando con ello no aceptar el problema generado e impedir  analizar porque se ha producido el error.

Siguiendo con Séneca, “Errare humanum est perseverare diabolicum “con ello se consigue justo lo que se quiere evitar, reincidir en  la práctica del error de seguir con esa actitud.

Los principales estudios consideran que el error se genera por el cansancio, inexperiencia, una excesiva confianza, la falta de conocimientos o el error en la comunicación.

El profesional – persevera en la actitud de no querer comunicar el error por el sentimiento de culpa, por temor a las críticas de sus colegas y por temor de las reclamaciones que se puedan generar.

Sin embargo, si bien el paciente es el principal perjudicado, el profesional padece una situación destructiva: se pone en duda su profesionalidad, pierde su prestigio y le genera un sentimiento de culpa de  difícil gestión.

 ¿Debe notificarse el error?

Desde el escenario de la ética profesional, si. Por respeto al principio esencial de la medicina – primun non nocere – por respeto al principio de autonomía del paciente, a fin de mantener la veracidad en la práctica asistencial con el paciente y no perder  su confianza.

Revelar el error, en un tiempo óptimo – se estima que debe ser en las primeras 24 horas desde que se tiene conocimiento – beneficia a las partes implicadas y al sistema en general.

Recordemos que el paciente es el titular de la información clínica de su historia y por ello debe tener información  veraz a fin de poder tomar las decisiones que considere necesarias en base a mantener su nivel de salud. En este sentido comunicar con honestidad lo acontecido, ayuda  a mantener la relación de confianza con el paciente.

Es por lo que el Médico responsable, debe ponderar como dar a conocer el error, a fin de que sea lo menos lesivo posible.  Pero en todo caso, debe hacerse, en un tiempo razonable y posiblemente sería óptimo recibir formación sobre cómo hacerlo.

Recientemente se ha publicado un estudio liderado por Priscila Giraldo en que se analizan pormenorizadamente estas cuestiones y que llega a interesantes conclusiones a las que contribuimos una serie de expertos.

El Paciente – target del error

El paciente – perjudicado principal de esta situación, pero no el único – es quien padece  el resultado del error.

Este espera una explicación del error, saber porque se ha cometido y la causa, quiere conocer el resultado de este error y ante todo  quiere conocer qué medidas se han tomado para evitar la reincidencia en ello. Sin embargo, además de lo anterior también espera una disculpa por  parte del profesional, les diría que en mi experiencia es la que más peso específico tiene.

Para gestionar el error, deberíamos  protocolizar como comunicarlo:

1.- Dar la explicación de modo coherente y preciso

2.- Cual ha sido el resultado del error

3.- Disculparse explícitamente

4.- Identificar que conductas van a implementarse para prevenir la reincidencia

¿Quién debe comunicarlo? lo idóneo sería  el médico responsable, y  no estaría de más en situaciones graves que se hiciera acompañado de alguien de control de calidad o  un cargo de dirección médica.

¿A quién debe comunicarse? Lo ideal es al paciente, pero en otros casos – errores pediátricos o en personas con deterioro cognitivo – debe hacerse al entorno familiar más inmediato.

¿Cuáles son las mayores reticencias del profesional sanitario implicado?

La dificultad de admitir su falibilidad – esta es la  de mayor carga emocional -;  el implicar a otros colegas que han sido coautores o han presenciado el error y ante todo la prevención a las acciones legales que pueden desencadenarse tras admitir el error.

Sin embargo la aseguradora y el centro sanitario, suelen compeler a no admitir bajo ningún concepto la situación, puesto que ello implica, admitir la culpa y dimanante de lo anterior el deber de indemnizar por la aseguradora.  Sin embargo, esto no se da siempre y excede a este post entrar en consideraciones jurídicas.

El paciente vive el error, con un sentimiento reivindicativo retroalimentado por él mismo y su entorno, que lo impulsa a buscar consejo y ayuda legal para evitar que la situación se vuelva a reproducir y porque quiere una disculpa del profesional –  sin embargo – su abogado le informará que el daño moral se indemniza.

Llegados a este punto y como pueden imaginar: lo se intentaba evitar –  la acción legal – en realidad encuentra  un terreno abonado para crecer.

Mi experiencia  – tras 30 años de profesión –  a menor tiempo entre la ocurrencia del error y la disculpa por parte del profesional, se aminora el resentimiento del paciente y se evita la acción legal. Muchos colegas comparten esta opinión .

Admitir y reconocer el error favorece que el médico gestione mejor la situación y evite implicar a terceros colegas, además garantiza la credibilidad en el profesional que asume con dignidad que es falible e informa al  paciente.

La prevención de los errores facilita la buena praxis médica, cuestión que afecta al presupuesto de gestión económica y a la gestión ética de la institución y a la dignidad del profesional, que se siente menos vulnerable si conoce como actuar ante la situación.

Anuncios

13 pensamientos en “Error Médico

  1. Pingback: El error médico. – MSLaw Abogados

  2. Excelente artículo!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Gracias por el artículo. Me gusta porque pone al alcance del lector los elementos básicos del problema. No estoy muy de acuerdo con el consejo de pedir disculpas. Creo que antes de asumir un error debe el médico estar bien seguro de que se trata de un verdadero error. ¿No acertar en un diagnóstico es siempre un error del médico? El cuerpo humano ni es siempre igual ni reacciona siempre igual. ¿Causar una quemadura con bisturí eléctrico es siempre consecuencia de un error del médico por el que deba pedir disculpas?. Desde mi punto de vista profesional ( soy abogado) para saber si estamos ante un error o no el criterio que me ha guiado siempre es el del propio médico al que defiendo. Si él se siente culpable, entonces hay error. En otro caso, que es lo frecuente, no suele haberlo. Por otro lado, pedir disculpas suele ser sinónimo de invitación al paciente a reclamar incluso mas de lo que le corresponde. Por eso las aseguradoras ni quieren que se reconozca el error ni se pidan disculpas. Además son ellas las que pagan las consecuencias económicas.

    Me gusta

    • Gracias por postear, le agradezco su aportación. El error édico , no siempre lleva aparejado responsabilidad profesional. Es por ello que indico en el post , que excedía al artículo las consideraciones jurídicas.

      ¿Es un error diagnóstico causa de responsabilidad profesional ? Pues no siempre. Para entrar en el ámbito de la Responsabilidad Profesional deben haberse infringido los protocolos y debe haber una producción de daño – en relación de causalidad cierta, total y directa con la infracción de los Protocolos.

      Si no se da esa triada – con escrupulosa precisión – no hay responsabilidad profesional.

      Por ello en determinadas cuestiones un retraso diagnóstico carece de trascendencia jurídica y en otras tienes causa de pedir.

      La posición de las aseguradoras, es conocida.

      Pero y la del profesional médico o centro hospitalario – inmerso en una causa judicial? Ellos son quienes sufren en su caso la pena del banquillo; y ello son lo que en ocasiones preferirian gestinar el aror d emodo diverso a como se hace en la actualidad.

      Muchas Gracias por su aportación sin duda valiosa¡

      Me gusta

  4. siento verguenza ajena cuando se dicute si debe o no revelar el error.no caben dos opiniones,
    es dificil, es penoso es ncesario.

    Me gusta

  5. La mala praxis existe y la prepotencia de enterarte cuando despiertas de la anestesia no me ha operado él médico que me tenía que operar me robo en 3l quirofano un médico prepotente y sin ánimo se reconocer su mala praxis gracias a él he pasado cuatro años donde él dolor era insoportable las extremidades se me ponían cianoticas y tres años más tarde me tuve que operar con un 98%de peligrosidad y encima este médico que me operó él primero me dijo que no tenía solución que a los 60 años volviera esa persona me ha destrozado las emociones y la vida he tenido ganas de matarle porfavor si no sabes dejalo y deriva a otro compañero que si sabía emocionalmente me has jodido la vida y gracias a ti voy en silla de ruedas reconoce tu error y si no sabes deja a los que si saben y gracias a la confianza que tenía en él otro médico conseguí que esas manos que yo confiaba donde jamás me mintió y me dijo todo lo que podía pasar creamos un vínculo que fue increíble aunque en rl hospital me trataron como una mierda por que él no quería reconocer su error y encima era él jefe de servicio jamás pensé en que yo tuviera capacidad para odiar pero la mejor lección hubiese sido luchar contra viento y marea para hundiroe la vida a este señor pero no tengo fuerzas ni medios por eso me fastidio porque me gustaría que pagará por su error pero bastante durante un año lo pase fatal y aun así estoy para paraplejica esos médicos son los que hacen él déficit a la seguridad social no yo que me quitaban todos los meses 400 euros de seguridad social

    Me gusta

  6. Pingback: Consulta de pasillo | Derecho y Salud no van siempre de la mano

  7. Pingback: Error médico y comunicación   | Derecho y Salud no van siempre de la mano

  8. Pingback: ¿Error médico podemos hablar de ello? | Derecho y Salud no van siempre de la mano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s