Derecho y Salud no van siempre de la mano

El blog de Carmen Rodrigo de Larrucea

Secreto Médico 2.0

1 comentario

La obligatoriedad de mantener y proteger el secreto de cualquier información sobre nuestros pacientes es uno de los principios éticos que los profesionales sanitarios interiorizan con más  rapidez y sin embargo se vulneran con mayor facilidad sin tener consciencia de ello en la era digital. 

La confidencialidad de la información clínica es uno de los pilares de la relación médico paciente; por ello el paciente revela  a su médico, información clínica en la convicción de que ello servirá para su curación y cuidado. En otro post introducíamos unido al secreto médico, el derecho a la intimidad del paciente como otra obligación de contenido humanístico que el profesional sanitario debe preservar.

Las redes sociales y el cambio de hábitos  

La introducción de las RRSS en el ámbito profesional ha supuesto un cambio de escenario radical en estas cuestiones.

Hoy día se dan y producen nuevas costumbre sociales, en las que predomina la hiperconectividad, el hábito de compartir imágenes de todo tipo de contenidos profesionales y personales. La frontera que separa lo profesional de la personal, en el ámbito de las RRSS, está más diluida que nunca. Existe una conducta generalizada consistente en : compartir en las RRSS lo que estamos haciendo, sea profesional o personal, donde y con quién, sea un congreso de médicos y o en un meeting de runners de fisioterapeutas, y ello nos aleja de los comportamientos a los que estábamos acostumbrados y a las pautas deontológicas de entonces.

Las RRSS facilitan y además invitan a compartir información médico – científica en nuestros círculos de influencia; son además una ayuda inestimable para difundir información o para solicitar una segunda opinión científica a compañeros, donde quieran que estos se encuentren del planeta. Ello supone contar con una opinión experta con una facilidad y rapidez asombrosa,   que jamás hubiéramos soñado hace unos años.

Una cuestión curiosa, es que en este mundo digital hiperconectado, se tiene el falso sentimiento de privacidad, sin embargo es una conversación open 2.0. La viralidad, es un adjetivo y un fenómeno conocido; sin embargo es una acepción desconocida para la DRAE ¡

Una costumbre en las RRSS es la automaticidad en darle al like o en recomendar algún debate, por ejemplo  –  en linkedin  – sin pararse a reflexionar sobre  ello. ¿Lo hacemos por que realmente nos gusta y nos aporta conocimientos o porque nos conviene?

Secreto Médico y RRSS

Las nuevas costumbres sociales – en las que el profesional sanitario tiene un escaparate digital en el que expone y comparte sus estudios, su utilidad científica y nuevos contenidos médicos – unidos a la falsa sensación de privacidad,  nos lleva a que el profesional sanitario pueda transgredir  – sin percatarse de ello – el secreto profesional o el derecho a la intimidad del paciente, con gran facilidad. Vean,  sino el problema generado con la Historia Clinica digital, sus datos sensibles en el caso de los adolescentes y el desafío que ello supone¡

Por ello, es prioritario replantearnos la ética y la deontología médica ante estas nuevas costumbres sociales y la arrolladora presencia en las RRSS de las profesiones sanitarias.

Cuando compartimos información en RRSS debemos ante todo pensar si realmente aportamos nuevos contenidos a la comunidad científica, si tiene o no interés y si queda preservada la absoluta privacidad de mi paciente. Hoy día resulta pasmosa la facilidad para localizar al profesional sanitario y saber en qué centro trabaja, de ahí a identificar al paciente o el caso expuesto en las RRSS  y  desvirtualizarlo  va un paso.

Nos hallamos ante un cambio de escenario de esta institución secular, atribuida a Hipócrates (S. IV. aC.) , pero que ahora debe adaptarse imperativamente al mundo digital.

El uso de imágenes,  fotos de pacientes,  envío de pruebas de diagnóstico por imagen (TAC, RMN…etc) o cualquier otro material sensible por WhatsApp o en RRSS solicitando ayuda a nuestros colegas y su opinión, puede violar el secreto médico y el derecho a la intimidad de nuestro paciente.  Recuerden que WhatsApp no garantiza la privacidad en ningún caso¡¡¡¡

Por ello la ética, la deontología y la coherencia, son valores que hoy en día deben estar más presentes que nunca en nuestro quehacer diario digital.

Anuncios

Un pensamiento en “Secreto Médico 2.0

  1. Pingback: Cómo saltarse la ley y además sin enterarse ¡ | Derecho y Salud no van siempre de la mano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s